miércoles, 3 de agosto de 2011

Varada en mi playa

Beach Feet (por merysjones, editada por Kalle Eremit)

Tengo un recuerdo difuminado de tus uñas pintadas de hollín, tus pies que juegan con las conchas; una lengua de fina harina color crema danza entre tus dedos en la orilla con su fluir. 
A estas horas sumergidas en la madrugada miro afuera, allá arriba, a la luna, por si refleja la cama donde ahora duermes. Hoy ha perseguido al sol por otra parte. Pero hay una estrellita. Una estrellita que de vez en cuando zumba, y da señas de vida. "Nunca es tarde y siempre hay esperanza" rumia entre sus chasquidos silenciosos. 
Pienso en unas cicatrices que no tienen sentido, en un rastro que ya perdí y que de vez en cuando rozo sin juicio. No tienen sentido porque las has borrado, las has incluso embellecido con tu lindura.  
Brincando entre la niebla y girando agarrada en las farolas, en alguna escalinata de Montmartre, te veo, y en uno de esos descuidos te vuelves y tu sonrisa infinita me dice que siempre hay un mañana, que con paciencia aguarde a que la luna vuelva. Hay un mañana, un mañana en el que te atrevas, y entonces, el ciclo se completa... Dame tu mano, y demostremos que todo ha valido la pena...

De la mano, mientras tus pies y los míos se entierran, por el fluir de la orilla, entre conchas. Nuestra niebla...


1 comentarios:

LaNiñaMariposa dijo...

que bonito.

Y la Música...cuanta sensibilidad uff...

Publicar un comentario

Todo comentario y/o reflexión será bienvenida. Ahora bien, yo no te he insultado y te respeto. Espero que sea recíproco. Muchas gracias.