viernes, 9 de diciembre de 2011

Apuntes de Hiel-hecho


Unos siguen mientras otros piensan.
A los que piensan parecen los otros evadirse;
los que se evaden intenta seguir,
mientras que a éstos les parecen que lo repiensan.

Unos ríen hacia fuera
mientras taponan lo de dentro.
Otros callan hacia fuera
para no molestar a los atentos.
Unos miran a otro lado
mientras el barco se agrieta,
los que están achicando agua
abandonados por los que se miran en cubierta.

Por ahí campa a sus anchas
sin hacer muestra de su encanto,
esa diosa que todos asquean,
Justicia la llaman, dénmela,
la remato.

Y qué debe y qué no debe ser,
y qué merece y qué es demasiado para aquel.
Y qué me cuentas tu ahora,
te callaste y huyes del deber.

El guerrero sufre heridas de guerra,
una aventura mal trecha vivió él.
Qué difícil es levantarse cuando se llora,
más aún cuando las heridas sangran
y torniquetes a solas,
bajo la luna de hiel.  



3 comentarios:

Anónimo dijo...

La ciega justicia.

txè dijo...

La sensación que tengo es la de una vez más lo mismo. Que el pecho se me hincha y se desinfla con dolor, que las ganas se me quiebran como frágiles palillos de madera, que las lágrimas me pesan y el odio se me endurece...
es tanto lo que siento que no sé como reflejarlo.

Gracias por estar ahí

Kalle Eremit dijo...

A tí Txè, a tí !

Si no nos levantáramos continuamente no estaríamos donde estamos, siéntete orgulloso de tí.

Un abrazo y gracias a ti y tu poesía en forma de blog :)

Publicar un comentario

Todo comentario y/o reflexión será bienvenida. Ahora bien, yo no te he insultado y te respeto. Espero que sea recíproco. Muchas gracias.