sábado, 13 de noviembre de 2010

Conversaciones de café y friegaplatos

Y la tortilla sale disparada varias veces hacia arriba y vuelve hacia abajo a la sartén. Como el mercurio cuando se lanza contra una pared: al final, todas las perlitas se juntan y forman ese todo que era como antes.





- ¿Qué pasó?
- Al final nada, que otra vez me puse el cono con las orejas de burro. ¡Bravo, bravo! Soy un completo idiota.
- Pero no seas así, las cosas pasan porque tienen que pasar...
- No me vengas con el destino y tu conformismo. No le hice nada, no sé que pasó, pero al final siempre sale mal y esa chica...
- ¿Esa chica qué? Yo-- es que no lo entiendo. Algo pasa contigo, o todas son unas raras.
- Seguramente yo haré algo mal, porque no es normal... -interrumpió-. Después de una mala digestión de hechos y palabras, todo vuelve a ser como antes.
- Nada se repite, es otra condi...
- ¡Que no! ¿Y qué me dices de la otra? Después de marearme más que un tonto con una silla de oficina... ¡no sabe hablar! No puedes decir "te quedan genial las gafas" sin pretender nada. -la imitó con clara mofa-. ¡Vaya, como si fuera mi amiga del alma! Tss, ¿te lo puedes creer? En vez de "¿me podrías hacer un dibujo?" con cara de buena suelta "vaya... a mí nunca me has dibujado nada"... -dijo molesto, con mucha burla. 
- Guau -gesticuló con la boca totalmente abierta, ojos de pasmada.
- Exacto, guau. 
- No pueden decir "a un bar" o "cena en tu casa" eligiendo "casa" con una sonrisa cómplice sin pretender nada.
- Y arreglada, guapísima, y oliendo a gloria...
- Dios, eso último a sonado... -dijo con cara de asco.
- ¡No no no! lo digo... ¡ya me entiendes!
- Ya, jajaja, lo sé. ¿Para qué te vistes, te pones guapa, te echas una de tus mejores colonias, y él improvisa llevarte a tu casa a cenar y ver una peli... y tu no buscas nada?.
- Exacto, el mundo al revés...
- Dios... joder, pues sí que te las buscas complicadas.
- ¿Y qué he hecho yo? 
- Pues elegir mal, chico.
- ¡Que no elijo! ¿Qué culpa tengo yo de que terminen siendo así? Yo las voy conociendo según me van siendo interesantes, intrigantes, diferentes... pero luego saltan con cosas así y yo me quedo con un calentón para fundir plomo con la ceja y te suelta "¿qué haces que tiemblas? me pones nerviosa" y claro...
- ¡Jajaja! Pobrecillo...
- Al fín y al cabo me he cansado ya, voy a irme al banquillo y que salga un sustituto, están todas locas, y al final yo un poco, creo que se contagia, no te pegues mucho a ver si...
- Toco madera, que yo tengo novio y me cuida muy bien
- No me lo recuerdes, no me lo recuerdes...


1 comentarios:

LaNiñaMariposa dijo...

Que mala pata...

Debería conocer a la chica que lo estropea todo con todos los hombres... quizás hagan buena pareja... y todo eso.


No me gustan las chicas que se ponen guapas y huelen bien.

Publicar un comentario

Todo comentario y/o reflexión será bienvenida. Ahora bien, yo no te he insultado y te respeto. Espero que sea recíproco. Muchas gracias.