martes, 1 de marzo de 2011

Armonía para las Destemplanzas: Manifestación de OJA & CJA (28Febrero2011)

Sintiéndome algo extraño, llegué al lugar donde todos quedaron para la manifestación, pues era de los pocos que no formaban parte del grupo de la Orquesta y Coro Jóvenes de Andalucía. 
La policía nos condujo a un emplazamiento nada positivo para nuestra protesta, pero aún así, nos oyeron. Seguro que sí.
Aún no entiendo por qué había tantos furgones de policía junto a nosotros. Se sobrentiende el protocolo del Día de Andalucía, pero como no utilizáramos las cuerdas de violín como arcos para flechas... poco íbamos a agredir siendo un concierto-manifestación.
Bromas a parte, La "Marcha Radetzky", la Suite de "Carmen", la grandiosa "Finlandia", la famosa "Danza Húngara no.5" de Brahms y el omnipotente "Dies Irae" de la misa de Requiem de Mozart sonaron armónicamente para poner en evidencia la atonalidad de la cultura, por desconocimiento, en la Junta de Andalucía.
He colaborado en la cuerda de bajos del Coro Joven y me ha sorprendido la fuerza que tienen tan pocos de los concentrados para un coro de orquesta sinfónica. Esa fuerza debería de ser temida, aún más al aunarse con la de una orquesta de jóvenes que suenan a "no tan jóvenes" (los allí presentes se sorprendieron del gran sonido, aún más al comentarles de que no había ensayo ninguno previo).

Confieso que siempre he tenido una confianza ciega en esta orquesta, muchos pensarán que imprudentemente; no la he oído nunca en directo, sólo por TV o internet. Quiero subrayar que no es por no esforzarme, sino porque gracias a nuestro gobierno autónomo esta orquesta de jóvenes, la mejor orquesta joven de España tras las JONDE (la Joven Nacional) no ha actuado en la capital de Andalucía, teniendo que recaer en pueblos de las provincias, actuando “accidentalmente” en Málaga esta Navidad, y me atreveré a decir que ha sido “gracias” a la actuación conjunta con la Academia de Estudios Orquestales Barenboim-Said.
He tenido fe ciega en esta orquesta porque muchos de mis más apreciados compañeros y amigos deben, según sus propias palabras, muchísimo a lo que este proyecto orquestal les ha proporcionado, profesional, académica y personalmente. He tenido la gran suerte de trabajar conjuntamente con algunos de ellos. Su profesionalidad y su tesón son ejemplares. Me siento muy agradecido de tenerlos cerca, de ser para mí ejemplos silenciosos a seguir, y de sus desinteresadas colaboraciones para que yo, humildemente, pueda seguir componiendo y hagan sonar mis pocas notas novatas como si fueran de otro mundo... y todo ésto, en gran parte, se lo deben a la OJA (y a sí mismos).

Volví a casa pensativo. “¿Cuánto servirá esta protesta? ¿Se nos oirá?” Soy algo escéptico tras los chascos en materia de educación musical que he vivido como representante del colectivo de alumnos de Grado Superior de Música de Andalucía. Y también antes como un alumno más que se siente marginado y una “carga” para el sistema, en vez de promocionar este último al futuro cultural de nuestro país.
Muchos son los que me han dicho que “sí, claro que se nos ha oído”. Y sí, por supuesto que ha servido. Y mucho. Es la primera vez, me atrevería a decir que en la historia de este país, en que el colectivo de alumnos de música se ha unido por una causa, por defender la continuidad de algo que funciona por algo un 70% más barato y que según dice el consejero de cultura “funcionará mejor sin alguien que se dedique exclusivamente a conducir estos artistas en potencia”. Si algo que funciona lo cambias... ¿por qué cambiarlo si ya funciona? Si es por ahorrar unos míseros euros que son calderilla para los gastos que supone cualquier acontecimiento en un ayuntamiento de ciudad (hablando de que la OJA y el CJA es de andaluces y de Andalucía)... Pero no quiero ahora entrar en cifras que ya han quedado reflejadas en los periódicos de los últimos 15 días.

Se publique mañana lo que se publique, hayan contado lo que hayan contado en la televisión, piensen lo que piensen los “grandes sordos” de este país, yo ya estoy contento. Muy contento.
Gracias a todos los “ojeros” y “cojeros” por sentirme orgulloso del gremio de los músicos hoy y el domingo de la pasada semana. Habéis sido un ejemplo para futuras generaciones de un colectivo muy independiente, que ha unido por primera vez sus manos para que el único barco que parece seguir a flote no se hunda. Me siento orgulloso de vosotros y del increíble trabajo que hacéis por el idioma más potente y universal que existe: la música.

Que los que tienen las riendas del país escuchen de una vez nuestra armonía.

28 de Febrero de 2011


1 comentarios:

LaNiñaMariposa dijo...

Saludos niño Lindo! :)

Publicar un comentario

Todo comentario y/o reflexión será bienvenida. Ahora bien, yo no te he insultado y te respeto. Espero que sea recíproco. Muchas gracias.